PVC

Termoplásticos: qué son y tipos

¿Qué son los termoplásticos?

Los termoplásticos son conjuntos de materiales formados por polímeros unidos mediante fuerzas intermoleculares que forman estructuras lineales o ramificadas. Estos materiales se vuelven flexibles o deformables a altas temperaturas, se pueden fundir y reformar varias veces.

Estas características son de gran ayuda en términos de reciclaje ya que se pueden fundir los objetos reciclados para reformarlos y darle vida a nuevos objetos con los que se podrá realizar el mismo proceso, el único inconveniente es que según se va derritiendo y dándole una nueva forma los materiales pierden poco a poco sus cualidades, volviéndose así menos reciclables cada vez. Existen también los termoestables que cogen una forma permanente después de haber sido moldeados a altas temperaturas y que no se pueden volver a fundir porque se quemarían, convirtiéndose así en un termoplástico no reciclable.

Principales tipos

Los principales tipos de termoplásticos, que se pueden reconocer grabados en la base de cada envase en el que se utilizan, son:

HDPE (polietileno de alta densidad) y LDPE (polietileno de baja densidad): es el material plástico más común, es muy fuerte, versátil, barato, transparente o blanco y cuenta con excelentes propiedades de aislamiento. El HDPE es translúcido, fuerte y fácil de procesar y se utiliza para fabricar objetos como botellas, tanques, depósitos y recipientes para el transporte. El LPDE puede ser tanto translúcido como transparente y puede estar en contacto con alimentos, por eso se utiliza para productos como bolsas, envases y juguetes.

PVC (cloruro de polivinilo): es el derivado del plástico más versátil y se puede producir mediante cuatro procesos diferentes (suspensión, emulsión, masa y solución). Es un plástico muy versátil, resistente al desgaste y agentes químicos, atmosféricos y al fuego. Se le da utilidad en la industria del papel y para crear contenedores de comida, tarjetas de crédito, muebles, juguetes y ropa.

PP (polipropileno): tiene una temperatura de reblandecimiento más alta que el polietileno y una mayor tendencia a ser oxidado. Es transparente, ligero y resistente y se puede utilizar tanto para plástico como para fibra. No absorbe el agua y es fácil de colocar, tiene gran resistencia al stress cracking medioambiental (una de las causas más comunes de falla frágil inesperada de termoplásticos).  Se emplean para fabricar fibras textiles, acoplamientos, contenedores para el transporte, alfombras, cuerdas, envases y muebles.

PS (poliestireno): existen cuatro tipos principales de poliestireno. PS cristal que es transparente, rígido y quebradizo. HIPS que es el poliestireno de alto impacto, por lo que es resistente al impacto y opaco blanquecino. EPS que es muy ligero y por último el PS extruido, que es similar al expandido, pero más denso e impermeable. Es uno de los termoplásticos más importantes, transparente, duro e inflamable, muy brillante e inerte frente a muchos corrosivos. Se puede hacer tanto en colores brillantes como opacos. Se utiliza comúnmente para sustituir el vidrio, aluminio y madera porque es más barato. El poliestireno se utiliza también para embalar (incluso comida), recipientes, cajas, lámparas, objetos desechables, juguetes y vasos.

PB (polibutileno): se utiliza principalmente para la industria de la fontanería y la calefacción para hacer tuberías. Contiene unas propiedades que le permite ser de utilidad en el sector de tuberías de agua caliente y fría a presión gracias a la combinación que ofrece de flexibilidad y resistencia a la tensión durante largos periodos de tiempo a altas temperaturas.  

PMMA (polimetilmetacrilato): es uno de los plásticos de ingeniería y compite en uso con otros termoplásticos como el policarbonato o el poliestireno. Se utiliza en la industria automovilística para hacer piezas como los faros del coche, también en iluminación, cosmética, construcción, óptica y espectáculos. Por sus características de gran resistencia a los rasguños junto con su estética y color transparente, se considera un buen sustituto del cristal. También es resistente a la intemperie y a los rayos ultravioletas, es un excelente aislante térmico y acústico, se puede mecanizar en frío pero no doblar y no es autoextinguible (no se apaga si se aparta del fuego).

PET (tereflalato de polietileno): es un tipo de termoplástico muy utilizado en envases de bebidas y textiles. Es reciclable aunque va disminuyendo su viscosidad con la historia térmica, y está aprobado para ser utilizado en productos que están en contacto directo con alimentos. Pesa poco, es transparente, cristalino, impermeable, alta resistencia al plegado y baja absorción de humedad. El problema más grave que presenta es que no es biodegradable debido a su alta cristalinidad, sin embargo se puede reciclar degradándolo mediante procesos químicos.

PTFE (politetrafluoroetileno): este termoplástico es más conocido como teflón, siendo su principal característica que es prácticamente inerte, por lo que no reacciona con otras sustancias químicas excepto en situaciones muy especiales. Tiene gran impermeabilidad y mantiene sus propiedades en ambientes húmedos. Algunas de sus aplicaciones son en revestimientos de aviones, cohetes y naves espaciales, para prótesis en medicina, revestimiento de cables, en utensilios de cocina como sartenes y ollas por su baja capacidad de rozamiento y que son fáciles de limpiar, en pinturas y barnices, mangueras y conductos por los que circulan elementos químicos, recubriendo balas perforantes (no ayuda a la perforación, sólo reduce el rozamiento con el interior del arma para disminuir su desgaste), en los tacos de las sillas y en los ratones de los ordenadores.

Nailon: es una fibra textil elástica y resistente, la polilla no le ataca y no necesita planchado. Se utiliza para hacer medias, tejidos y telas de punto. Si se moldea también se utiliza en la fabricación de utensilios como mangos de cepillos y peines. Durante la Segunda Guerra Mundial también se utilizó para crear material de guerra como cuerdas y paracaídas. Debido a su baja viscosidad de fundido, hace que su transformación industrial sea difícil y no es recomendable exponerlo a la intemperie ya que puede resultar en su fragilización y un cambio de color. Se le puede agregar fibra de vidrio para así lograr aumentar su rigidez.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba