reciclaje plastico

Reciclaje de plástico

En España se está aumentado los porcentajes del reciclaje de envases de plástico, latas y bricks consiguiendo que se recicle un 78,8%. En 2018 cada ciudadano reciclo 15 Kg de plástico, un 12% más que en 2017. Todo esto es posible a la colaboración ciudadana, de ayuntamientos y de empresas.

Pero, ¿cómo es el proceso de reciclaje? ¿qué pasa cuando deposito el plástico en el contenedor amarillo?

¿Cuál es el primer paso?

Tal como se hace con los demás materiales desechados, reciclar el plástico implica la cooperación de toda la sociedad para separar la basura en forma selectiva. Es así como funciona: cada persona en su hogar hace la separación y luego las empresas especializadas se encargan del reciclaje. Después de la separación y posterior envío a las compañías recicladoras, los plásticos vuelven a ser separados en función del tipo de resina en el cual fueron elaborados. Luego de haber sido clasificados pasan por un proceso de triturado y se les retira cualquier elemento distinto al plástico. Posteriormente son fundidos y divididos en pequeñas esferas que luego serán utilizados para elaborar otros productos.

reciclaje

Fases del proceso de reciclaje de plástico

El material plástico desechado se deposita en contenedores identificados con el color amarillo, se limpia con ayuda de productos químicos especiales, se separa según la clase de resina de la que se compone y se funde para convertirlo en material base destinado a la elaboración de envases, bolsas y otros artículos.

Veamos con más detalle las fases de este proceso:

  • Recolección selectiva: En todos los hogares se utiliza un elevadísimo númerode envases de plástico, de modo que más del 75% del material recolectado para reciclar procede de envases desechados de las casas. No obstante, todavía es necesario incrementar el número de personas que han de separar estos desechos. También en las industrias se separan los desechos de material plástico porque, lógicamente, la cantidad de éstos a nivel industrial es mucho más elevada, en comparación con los demás desperdicios.

En España se suele recoger el plástico en general de dos formas distintas. Por un lado, puerta a puerta, bien sea en casas particulares o en comunidades vecinales, mediante el uso de contenedores de dos ruedas identificados con un color amarillo, que luego se colocan en la puerta de la casa para que unos camiones los recojan. Po otro lado en zonas localizadas, es decir, en una zona debidamente marcada y señalizada de la calle donde se concentran los distintos contenedores para la recolección selectiva de los desperdicios plásticos y los camiones pasan por cada una de estas zonas para recogerlos. Ocasionalmente puede suceder que en un mismo camión recogen los contenedores amarillos junto con los contenedores de restos orgánicos, en virtud de que algunos de estos vehículos poseen una caja con dos compartimientos: uno para envases y otro para restos orgánicos.

Los demás plásticos -los que no conforman envases- se recolectan con el resto de desechos, pero buena cantidad de estos plásticos no son aprovechables para el reciclaje.

  • Transporte: Los contenedores de envases pueden ser recolectados por distintos tipos de vehículos diseñados para esta tarea, los cuales varían de acuerdo al tipo de contenedor que tienen que recoger. A modo de ejemplo, un contenedor del tipo “igloo” se recoge en un vehículo de carga superior. Por lo regular, se utilizan contenedores de dos o cuatro ruedas, por lo que los vehículos que deben recogerlos son los de carga trasera o lateral.

En caso de que la planta de clasificación se encuentre ubicada muy lejos de la ciudad, los vehículos de recolección llevan la carga hasta una estación de transferencia, en la que los residuos son descargados en una fosa para que luego los vuelva a cargar otro vehículo con mayor capacidad y trasladarlos a una planta clasificadora. De esta forma se hace un enorme ahorro en cuanto al transporte, siempre y cuando la planta clasificadora se encuentre a más de 30 km del sitio de recolección de los residuos.

  • Clasificación en planta: Una vez se han depositados los residuos en las plantas clasificadoras/procesadoras, se procede a separar manualmente los envases de plástico duro. Según el tipo del material que los componen, sea PET (polietileno tereftalato), PEAD (polietileno de alta densidad) blanco y PEAD mixto, PVC (cloruro de polivinilo) o bien  PP (polipropileno), PS (poliestireno), EPS (poliestireno expandido), PA (poliamida), PC (policarbonato), PU (poliuretano), PMMA (acrílico), SAN (acrilonitrilo estireno), ABS (acrilonitrilo butadieno estireno) y EVA (etilvinilacetato) se clasificará en distintos puntos.

En el caso del PEBD (polietileno de baja densidad), por ser muy poco pesado, se retira de la cinta transportadora absorbiéndolo mediante un mecanismo de ciclón, pero igualmente puede retirarse de modo manual.

De igual manera, se separa cualquier material distinto al plástico (etiquetas, elementos metálicos, material orgánico, entre otros…), para garantizar la máxima calidad del plástico que se obtendrá una vez finalizado el proceso de reciclaje y, al mismo tiempo, aumentar la capacidad de producción de la planta clasificadora. También se hace una separación del plástico a reciclar según sus colores, para consumir la menor cantidad posible de agentes colorantes, beneficiando al medio ambiente y, económicamente, a la empresa procesadora. El resultado del reciclaje será una mayor variedad de productos presentados en distintos matices de colores.

Como nota curiosa, es regla común en estas plantas que los trabajadores ya estén acostumbrados a clasificar el material plástico sin detenerse a leer los códigos respectivos de clasificación establecidos en los manuales preparados para tal fin. En Europa se aplica el denominado Catálogo Europeo de Residuos (CER).

A continuación, se procede al reciclaje en sí. En este caso, veremos los pasos del  reciclaje de tipo mecánico:

  1. Triturado: Las piezas de plástico son quebradas y molidas por medio de potentes trituradoras que disponen de cuchillas giratorias. Con esta maquinaria se reduce el material a trozos de tamaño pequeño de acuerdo al diámetro del cernedero o zaranda. Al triturar el material, se homogeniza la granulometría del plástico y se facilitan las labores de transporte, lavado y secado.
  2. Lavado: Después del triturado, el material plástico se vierte en lavaderos industriales, cuyas aspas revuelven el agua para que el plástico quede completamente mojado y en el fondo de los recipientes se depositen las posibles impurezas que hayan sido pasadas por alto inadvertidamente en los procesos anteriores, ya sean de cartón, piedras pequeñas, arenilla, piezas pequeñas de metal, PVC (policloruro de vinilo) y cualquier otro material cuya densidad sea mayor que la del agua.
  3. Secado y centrifugado: Luego de extraerse de los lavaderos, el material es llevado a las centrífugas que efectúan las labores de secado y, al mismo tiempo, eliminan definitivamente cualquier impureza que haya logrado pasar el proceso de lavado.
  4. Homogeneización: Tras el triturado, lavado y secado, el plástico se deposita en un silo apropiado, en el cual es sometido a un proceso de mezcla mecánica para obtener un material de textura, color y comportamiento homogéneos, a fin de prepararlo para la extrusión.
  5. Extrusionado: El cuerpo central de la máquina extrusionadora está compuesto por un largo cañón que permite plastificar todas las partículas creadas anteriormente, a través de calor y fricción producidos por un eje interior. De esta forma los polímeros se funden y se transforman en una masa uniforme.  En este punto se le añaden los agentescolorantesrequeridos por las empresas fabricantes de piezas plásticas.
  6. Filtrado: Al alcanzar el grado de textura y fluidez requerido, el plástico pasa por un sistema de mallas sumamente finas que retienen cualquier impureza que pudiera haber quedado adherida al material en los procesos precedentes. Las mallas sucias se sustituyen automáticamente por otras limpias.
  7. Granceado: El plástico sale por la cabeza de la máquina extrusionadora formando filamentos o hilos individuales que se enfrían al hacer contacto con el agua depositada en una tina. Los hilos son pasados a una tallarina, donde se cortan por medio de una cuchilla giratoria. El fin de este proceso es la obtención del granoidóneo para su empleo por parte de las empresas fabricantes de piezas plásticas.

Una vez se tiene el plástico en partículas listo para ser enviado a empresas como Plásticos Ascaso tiene que pasar los controles de calidad pertinentes para proporcionar a las empresas un material optimo y adecuado.

botellas plastico
  1. Analítica y control de calidad: Una vez obtenidas las partículas, se divide en lotes, de los cuales se analizan determinados aspectos como su densidad, fluidez, entre otras de las muchas características de los plásticos, a fin de asegurar la homogeneidad del producto obtenido.
  2. Envasado y almacenamiento: Por último, el producto terminado se envasa en bolsas o sacos de 25 kg. por unidad, según las especificaciones de las empresas para luego ser almacenado en condiciones que garanticen su integridad y ayuden a conservar su calidad, evitando en lo posible daños causados por agentes externos.
  3. Entrega: Finalmente, el material queda listo para ser entregado a las empresas.

Las empresas que adquieren plástico reciclado con el fin de ayudar al medio ambiente, entre otros motivos, pueden acordar su compra directa a la empresa recicladora. El precio de compra de este material varía según la forma en que se presente, sea triturado, recortado o en granza y el lugar en el que se genera, sea de producción o de posconsumo.

¿Existen plásticos que no pueden ser reciclados?

Por muy raro que parezca, no todos los tipos de plásticos pueden ser reciclados, la bakelita, por ejemplo, es un fenoplástico termoestable que no puede volver a ablandarse una vez que se enfría; el poliestireno cristal, por otra parte, es un polímero ligero y muy frágil a temperatura ambiente, e igual ocurre con aquellos plásticos que contienen demasiado agente colorante, debido a que éste disminuye el grado de viscosidad del plástico y limita en gran manera su reutilización en el proceso de extrusión.

Otros plásticos no llegan a cubrir los gastos que causan su propio reciclaje, como es el caso de los envases para yogures o los tubos para pomadas. Curiosamente, antes no se reciclaban las tapas plásticas para botellas si no estaban separadas del envase como tal, pero gracias a las organizaciones no gubernamentales que las recolectan, ahora son de gran valor y pueden reciclarse para convertirse nuevamente en plástico 100% utilizable. Los desperdicios artesanales e industriales se encuentran entre los más preciados debido a su gran cantidad disponible, su homogeneidad y su relativa limpieza.

El reciclaje de plástico ayuda al medio ambiente y reduce de manera significativa la cantidad de residuos de este material producidos por bolsas, botellas y otros envases fabricados en resinas que tienen como “último destino” los vertederos de basura en el planeta. En los últimos años se está creando más conciencia en cuanto al problema de plástico tanto en océanos como en el medio ambiente en general.

En conclusión, el proceso de reciclaje del plástico tiene como propósito principal volver a poner en circulación el material de manera limpia y segura.

En Plásticos Ascaso contamos con un equipo experto con más de 40 años de experiencia en la inyección de plástico. Si necesitas más información sobre productos o posibles proyectos no dudes en ponerte en contacto con nosotros. ¡Estamos encantados de atenderte!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba